Canal RSS

Archivo mensual: septiembre 2012

Dos días en un día

Publicado en

Dos días en un día

Cuesta arriba o cuesta abajo. La cuesta cuesta. Y ¡ay! Si me pesan los pies y los engranajes granujas de este reloj. Que todo lo sepulta y atraganta, que todo lo regula y lo aguarda, que todo lo maneja a su capricho o antojo.
¿Y mis teorías acerca de la nada? ¿Y mis teorías acerca de los “algos”? ¿Y mi insensatez? Tan inquebrantable y persistente.
Hoy sería mejor conseguir un montículo de hojas secas de otoño y bajo su cobijo dormir con los amigos de la infancia –en la infancia-. Que Dios trampee un poco el tiempo y nos meta de nuevo en la niñez, en la inocencia, en el conocimiento sólo de la bondad. Y así, en un pasto amarillento de inmensos terrenos baldíos de un pueblo perdido, taparnos el cuerpo con hojas otoñales, dejando solamente afuera la cabeza para poder contemplar el cielo y las viajantes nubes que por él pasean. Haciendo una frazada de hojas, que nos una, que nos alivie, que nos haga soñar una y otra vez con aquello que seremos en el futuro. Soñar con ser grandes, soñar con ser libres, proyectar para adelante un horizonte de bienaventuranza. Soñar con soñar.
¿Hay algo más dulce aquí y ahora que el recuerdo de atardeceres interminables, donde el tiempo parecía no transcurrir jamás, donde la felicidad se resumía en charlar con los amigos, en la amistad charlada? Donde nubes dibujaban cosas, donde cosas eran dibujadas por nosotros en el rastro de las nubes. Donde los mismos terrenos podían convertirse en un potrero, en una cama gigante o en el perfecto lugar para remontar barriletes.
Cuesta arriba o cuesta abajo. Cuesta. Escalar cuesta. Descender cuesta. Cuesta la cuesta. -¿Cuánto cuesta? -¿Es barato?, “deme dos”.
Cuesta arriba o cuesta abajo. Votar cuesta. Pensar cuesta. Democratizar cuesta. ¿Cuánto cuestan las encuestas? ¿Encuestar cuesta? ¿Cuesta arriba o cuesta abajo?
[5:23 p.m. 21 de septiembre de 2012]

 

Hablar por teléfono con un amigo al que –pareciera- que hace años luz que no veo. Faltar a trabajar y que nadie se entere. Excepto vos y tu conciencia. Y que tu conciencia te martirice por ello. Y tu conciencia que no se jacta para nada del hecho. Ese es un principio del resumen de este comienzo del día de primavera.
¿Después? Después fútbol: ir desanimado, pero que el mundo nos sonría, nos muestre su cara amable, nos salude con amor, con alegría. Los mismos pases de gol que tus compañeros nunca te dan, hoy te los dieron y llenaste el arco contrario de una cantidad que se volvió innumerable. Es raro. La vida es rara. No he perdido mi capacidad de sorpresa, apenas la de adaptación a algunos medios (ambientes).
Emprender un viaje a ninguna parte. ¿A ver adónde me lleva?
Aterrizo, escarbando en multiplicidad de carpetas de música, pongo el Marque Moon de Television. Banda de los ´70 a la que recurro cuando pasa algo como esto. ¿Qué es esto? Esta soledad, esta inmediatez con la nada. Con los barrotes de viejas brujerías desechas. Con la pasión erosionada por escribir, por describir ciertos estados del alma.
Pollo en la Essen. Huevos hervidos + tomates (no verdes, no fritos) + arvejas + zanahoria. Y yo sin hambre. Con un tinto que huele a calambre, a esperanza, a pronunciaciones fantasmagóricas y atorrantes.
¿Y “mi” gato? ¿Desde cuándo me empezó a preocupar su ausencia, siempre tan anunciada? ¿Y a partir de cuando creía que era “mío”? Nada me pertenece. Ni la sílaba más pequeña. Ni este relato, que se convierte –cada vez más- en algo errático y confuso, en pura catarsis o expulsión demoníaca. Pero cierto que las palabras confunden. Y lo verdadero es que lo bonito es el silencio. Este silencio.
                                                                                 [11:16 p.m. 21 de septiembre de 2012]

Je veux (Quiero) de ZAZ traducida y subtitulada

Publicado en

Je veux

Donnez-moi une suite au Ritz, je n’en veux pas
Des bijoux de chez Chanel, je n’en veux pas
Donnez-moi une limousine, j’en ferais quoi ?
Offrez-moi du personnel, j’en ferais quoi ?
Un manoir à Neufchatel, ce n’est pas pour moi
Offrez-moi la Tour Eiffel, j’en ferais quoi ?

Je veux de l’amour, de la joie, de la bonne humeur
Ce n’est pas votre argent qui fera mon bonheur
Moi je veux crever la main sur le coeur
Allons ensemble, découvrir ma liberté
Oubliez donc tous vos clichés
Bienvenue dans ma réalité

J’en ai marre de vos bonnes manières, c’est trop pour moi
Moi je mange avec les mains et je suis comme ça
Je parle fort et je suis franche, excusez-moi
Finie l’hypocrisie, moi je me casse de là
J’en ai marre des langues de bois
Regardez-moi, de toute manière je vous en veux pas et je suis comme ça !

Je veux de l’amour, de la joie, de la bonne humeur
Ce n’est pas votre argent qui fera mon bonheur
Moi je veux crever la main sur le coeur
Allons ensemble, découvrir ma liberté
Oubliez donc tous vos clichés
Bienvenue dans ma réalité

 

Quiero

Ofreceme una habitación en el Ritz: eso no lo quiero

Algunas joyas de Chanel: eso no lo quiero

Dame una limusina: ¿de qué me valdría?

Dame personal: ¿de qué me valdría?

Una mansión en Neufchâtel*[1]: eso no es para mi

Ofreceme la Torre Eiffel: ¿qué haría con eso?

 

Quiero amor, alegría, buen humor

No es tu plata la que me va a hacer feliz

Yo quiero morir con la mano en el corazón

¡Vamos juntos a  descubrir mi libertad!

Basta con todos tus prejuicios

Bienvenido a mi realidad.

 

Estoy harta de tus buenos modales, son demasiado para mi

Yo como con las manos y soy así

Hablo fuerte y soy sincera, disculpame

¡Chau la hipocresía!, a mi eso no me va

Estoy harta de los chusmeríos

Mirame, no estoy tan loca como vos, si soy así.

 

Quiero amor, alegría, buen humor

No es tu plata lo que me va a hacer feliz

Yo quiero morir con la mano en el corazón

¡Vamos juntos a descubrir mi libertad!

Olvidemos entonces todos sus prejuicios

Bienvenido a mi realidad.

 

*[1]Neufchâtel, lugar en Quebec

[Las letras están sacadas (y corregidas) de http://lyricstranslate.com]

Yo fui masón de Maurice Callet en pdf (castellano)

Publicado en

Descarga en pdfCaillet Maurice – Yo Fui Mason

 

Thievery corporation-The mirror conspiracy (2000) descargar gratis

Publicado en

Digamos que uno ya pasó los 30. Digamos que ya se alejó de los sectarismos del rock y de los encorsetamientos adolescentes de creer que había en esa cultura algún tipo de revolución social. Digamos que ya descubrió cómo funciona la maquinaria de la industria cultural. Y que también las bandas de rock –o sus integrantes, para ser más específicos- tenían poco o nada que ofrecer en ese sentido. Ya que se terminaban hundiendo (obvio que no en la totalidad de los casos) en sus propios egoísmos, derroches de fortuna, poses de “rock star” o frustraciones. Digamos que el rock ha muerto. No con la literalidad de la expresión, pero sí con la impronta que ofrecía en sus comienzos como capaz de dar respuesta a conflictos sociales, a poder luchar contra el consumo exacerbado creando su propia comunidad, o denunciando con palabras –y sobre todo con acción- la destrucción del planeta que se estaba llevando a cabo.
El sistema capitalista logró meter la rebeldía de los jóvenes en bonitos envases y, distribución y venta mediante, les da el vuelto de lo que le sobra de un negocio altamente redituable.
Surgieron, a qué negarlo, proyectos alternativos a las compañías discográficas, con músicos que desarrollaron sus propias transacciones y aseguraron que lo hacían de modo “independiente”. ¿Independiente de qué? ¿De quiénes? ¿Para quiénes? En general para ellos mismos, pero siempre dentro del sistema. El rock ha muerto. Pero cómo ideología transformadora. El rock ha muerto, pero no la música. La música persiste, los artistas y su legado (que sólo el paso del tiempo logra verificar) no. Muchos compositores se “auto-tildaron” de independientes, pero sólo lo fueron de las compañías discográficas, no del sistema al que parecieron responder con la misma lógica del mercado. Sólo que al mercadito lo montaron ellos mismos y para sí mismos. Tan egoístas como la propia estructura que intentaban romper.
Otros confundieron independencia como sinónimo de fenómeno (de “freak”), y predicaron una copia vulgar de elementos anteriores, con ínfulas de superioridad dialéctica pero sin talento. Sin ensayar demasiado, colgándose de unos laureles de desprolijidad musical, cuyo único mérito era enarbolar una bandera.
¿Qué quedaba después de eso? Desengañarse. Tomar conciencia que el gozo de la música no era de exclusiva responsabilidad de los señores rock. Abrir la cabeza a otras expresiones, a otros géneros, a otras fusiones (hechas en muchos casos, a partir de las combinaciones de lo ya dado).
Si la música electrónica por definición laxa ya tiene casi un siglo y medio. Va a encontrar dos hitos, dentro de la cultura occidental: en el Time´s Encomium de 1969-70 de Charles Wuorinem y va tomar notoriedad pública en el Cars de Gary Numan. (Los nombres propios con artículo adelante son a propósito).
Desde esos antecedentes hasta la fecha mucha agua corrió abajo del puente. Con Kraftwert y Depeche Mode como referentes ineludibles de esa movida.
De la tosquedad se pasó a lo refinado. De un sonido aparatoso y de máquinas, se logró un pulido tal, que terminó cerrándose muchas veces en el debate ¿pero eso es música?. Y sí que lo era. Y sí que lo es.
Thievery lo demuestra. Hasta el hartazgo. Sólo hay que darle una oportunidad. Cerrar los ojos, abrir la mente y el corazón. Y dejar que fluya. Dejar que nos eleve. Dejar para más delante algún tipo de contradicción o de controversia.

Listado de temas de The Mirror Conspiracy: 

01. Treasures
02. La Monde
03. Indra
04. Lebanese Blonde
05. Focus On Sight
06. Air Batacuda
07. So Com Voce
08. Samba Tranquille
09. Shadows Of Ourselves
10. The Hong Kong Triad
11. Illumination
12. The Mirror Conspiracy
13. Tomorrow

 Link para descargar:

https://mega.co.nz/#F!QZdzXCIJ!qbk4yoLTlpFu2LF_PgNPgw

 

El concierto (Le concert) -2009- de Radu Mihăileanu subtitulada español online

Publicado en

Título: El concierto

Título original: Le concert

Dirección: Radu Mihaileanu

País: Francia, Italia, Bélgica, Rumania

Año: 2009

Duración: 119 min.

Género: Comedia, Música

 

Trailer:

 

La música se mete por las pupilas, escarba entre el yunque-martillo y estribo del oído interno y penetra en lo más íntimo del alma.

La película El concierto logra todo ese revoltijo interno, porque el concierto se transforma en “EL” concierto.

Este film marca un hito insondable en la vida, marca un antes y un después, despierta los interrogantes y los valores que exceden una cultura en particular -sea la rusa o la francesa- y devela, de modo magistral, la universalidad de las contradicciones y de la esencia humana.

Eleva, transporta, hace reír, hace llorar, hace volar, hace crecer, hace intentar ser mañana mejores personas, siembra la esperanza de que un mundo mejor es posible.

Arranca de raíz la vieja disputa capitalismo/comunismo, las atraviesa sobrevolándolas con un timbre suave de violín.

La música, con el estruendoso sacudón de un trombón, con la  algarabía de las trompetas al unísono, con el incesante contrabajo marcando con su palpitar el esfuerzo de lo cotidiano.

La música, rompiendo los sistemas y las contraindicaciones de los remedios, socorriendo, llenando de auxilio y colocando paños fríos en la frente.

La orquesta, armoniosa y tolerante, encaminada y sutil, desprolija y elegante, triste y, a su vez, dichosa.

La orquesta, arriada y concisa, pasional y abrupta, dirigida y dirigente, exhalando vahos de música como una máquina que transpira, como una fabricante de sonidos.

Y el silencio, oportuno y certero, interrumpiendo todo pacto, devolviendo la mirada y el latido de cada corazón.

Y el silencio invadiendo, empujando a cada armonía, marcando el paso, cumpliendo con su capricho de principio fantasmal, imperceptible (o casi imperceptible).

 

Para ver online desde http://www.peliculasonline.com.ar :

http://www.peliculasonline.com.ar/peliculas/659-le-concert