Canal RSS

Archivo de la etiqueta: Mega

2Cellos-2Cellos (2011) descargar-dowland

Publicado en

 

Álbum debut de los violonchelistas eslovenocroatas Luka Šulić y Stjepan Hauser, con nombre homónimo al de la banda. La descarga incluye el tema extra (13ro.) Fields of gold de Sting, que publicaron vía iTunes.

N.º Título Escritor(es) Duración
1. «Where the Streets Have No Name» U2 4:02
2. «Misirlou (Tema de Pulp Fiction)» Dick Dale 2:13
3. «Use Somebody» Kings of Leon 3:27
4. «Smooth Criminal» Michael Jackson 4:05
5. «Fragile» Sting 3:26
6. «Resistance» Muse 3:49
7. «Hurt» Trent Reznor (Nine Inch Nails) 4:29
8. «Welcome to the Jungle» Guns N’ Roses 3:08
9. «Human Nature» Michael Jackson 2:47
10. «Viva La Vida» Coldplay 3:41
11. «Smells Like Teen Spirit» Nirvana 2:50
12. «With or Without You» U2 4:51
13. «Fields of Gold» (Tema extra de iTunes) Sting 2:54

Link de descarga:  https://mega.nz/#!9VFXyTga

Clave de cifrado: !7uq1OEi6fEQqbAVuyLelRtu_Kkctv0zJ_fTjm26C6YE

 

Thievery corporation-The mirror conspiracy (2000) descargar gratis

Publicado en

Digamos que uno ya pasó los 30. Digamos que ya se alejó de los sectarismos del rock y de los encorsetamientos adolescentes de creer que había en esa cultura algún tipo de revolución social. Digamos que ya descubrió cómo funciona la maquinaria de la industria cultural. Y que también las bandas de rock –o sus integrantes, para ser más específicos- tenían poco o nada que ofrecer en ese sentido. Ya que se terminaban hundiendo (obvio que no en la totalidad de los casos) en sus propios egoísmos, derroches de fortuna, poses de “rock star” o frustraciones. Digamos que el rock ha muerto. No con la literalidad de la expresión, pero sí con la impronta que ofrecía en sus comienzos como capaz de dar respuesta a conflictos sociales, a poder luchar contra el consumo exacerbado creando su propia comunidad, o denunciando con palabras –y sobre todo con acción- la destrucción del planeta que se estaba llevando a cabo.
El sistema capitalista logró meter la rebeldía de los jóvenes en bonitos envases y, distribución y venta mediante, les da el vuelto de lo que le sobra de un negocio altamente redituable.
Surgieron, a qué negarlo, proyectos alternativos a las compañías discográficas, con músicos que desarrollaron sus propias transacciones y aseguraron que lo hacían de modo “independiente”. ¿Independiente de qué? ¿De quiénes? ¿Para quiénes? En general para ellos mismos, pero siempre dentro del sistema. El rock ha muerto. Pero cómo ideología transformadora. El rock ha muerto, pero no la música. La música persiste, los artistas y su legado (que sólo el paso del tiempo logra verificar) no. Muchos compositores se “auto-tildaron” de independientes, pero sólo lo fueron de las compañías discográficas, no del sistema al que parecieron responder con la misma lógica del mercado. Sólo que al mercadito lo montaron ellos mismos y para sí mismos. Tan egoístas como la propia estructura que intentaban romper.
Otros confundieron independencia como sinónimo de fenómeno (de “freak”), y predicaron una copia vulgar de elementos anteriores, con ínfulas de superioridad dialéctica pero sin talento. Sin ensayar demasiado, colgándose de unos laureles de desprolijidad musical, cuyo único mérito era enarbolar una bandera.
¿Qué quedaba después de eso? Desengañarse. Tomar conciencia que el gozo de la música no era de exclusiva responsabilidad de los señores rock. Abrir la cabeza a otras expresiones, a otros géneros, a otras fusiones (hechas en muchos casos, a partir de las combinaciones de lo ya dado).
Si la música electrónica por definición laxa ya tiene casi un siglo y medio. Va a encontrar dos hitos, dentro de la cultura occidental: en el Time´s Encomium de 1969-70 de Charles Wuorinem y va tomar notoriedad pública en el Cars de Gary Numan. (Los nombres propios con artículo adelante son a propósito).
Desde esos antecedentes hasta la fecha mucha agua corrió abajo del puente. Con Kraftwert y Depeche Mode como referentes ineludibles de esa movida.
De la tosquedad se pasó a lo refinado. De un sonido aparatoso y de máquinas, se logró un pulido tal, que terminó cerrándose muchas veces en el debate ¿pero eso es música?. Y sí que lo era. Y sí que lo es.
Thievery lo demuestra. Hasta el hartazgo. Sólo hay que darle una oportunidad. Cerrar los ojos, abrir la mente y el corazón. Y dejar que fluya. Dejar que nos eleve. Dejar para más delante algún tipo de contradicción o de controversia.

Listado de temas de The Mirror Conspiracy: 

01. Treasures
02. La Monde
03. Indra
04. Lebanese Blonde
05. Focus On Sight
06. Air Batacuda
07. So Com Voce
08. Samba Tranquille
09. Shadows Of Ourselves
10. The Hong Kong Triad
11. Illumination
12. The Mirror Conspiracy
13. Tomorrow

 Link para descargar:

https://mega.co.nz/#F!QZdzXCIJ!qbk4yoLTlpFu2LF_PgNPgw

 

El amor después del amor (1992) de Fito Páez para descargar

Publicado en


DESCARGAR: 

https://mega.co.nz/#F!IIk2EI7C!0tgClMPsXbTaA_gv2L-vwg

 

A los 29 años Fito Páez edita “El amor después del amor”: el mundo se rindió a sus pies.
Corría 1992 y el menemismo ya se había instalado cómodamente en la butaca del poder político argentino, sembrando privatizaciones y cosechando escándalos de megacorrupción que durarían –por lo menos- siete años más.
Fito había vuelto al país un año antes, sin un peso y urgido por el inesperado éxito que había tenido “Tercer mundo” (1990), su disco anterior. Que ya desde su título contenía una declaración de principios acerca de lo que el muchacho rosarino pensaba sobre el debate público acerca de si Argentina había entrado o no al “primer mundo”, slogan favorito de Menem y del séquito de delincuentes que lo acompañaban.
¿Qué paso entre Tercer mundo y El amor después del amor en la vida de Páez?
La leyenda es tan bonita que sobrepasa a los protagonistas de la historia. En una fiesta de disfraces en José Ignacio (Punta del Este), los planetas se alinean “los astros se rieron otra vez”, los corazones se encuentran él “no buscaba a nadie” y la ve: Fito conoce a Cecilia Roth y se enamoran. Ella “tenía un vestido y un amor”, estaba casada, pero eso no fue impedimento para que ocho meses más tarde –ya divorciada- empezara con el músico una relación pública.
Y bajo el pulso de un amor tan irreal como mágico, Fito se resetea y vuelve a inventarse a sí mismo. Dirá al respecto el periodista Alfredo Rosso “Hay que tener agallas para reinventarse y hay que tener talento, no cualquiera se reinventa”.
En las playas uruguayas Páez escribe las canciones del Amor después del amor y desde ahí, ya ni su mundo, ni el mundo en sí serían de nuevo lo mismo.
El amor después del amor, tal vez, se parezca a este rayo de sol. Nadie puede y nadie debe vivir sin amor. Dos días en la vida nunca vienen nada mal/de alguna forma de eso se trata vivir. ¿Sabías, tu chico vio MTV? los militares odian esas almas y yo las quiero para mí Lo soñé o lo viví. Ella deshizo valijas, prendió un cigarrillo y bajo a la ciudad. Todas las vidas cayeron al mar/y es tan suave verlas y el sudor de Cristo dibujado sobre un manto. Yo también perdí quimeras pero me hice buen voyeur. Furioso pétalo de sal la misma calle el mismo bar. Y no es tan trágico mi amor, es este sueño es este sol que ayer pareció tan extraño. No sé si eras un ángel o un rubí o simplemente te vi. Todo lo que diga está de más las luces siempre encienden en el alma. Tu amor abrió una herida porque todo lo que te hace bien siempre te hace mal/ tu amor cambió mi vida como un rayo para siempre, para lo que fue y será. Después vinieron días de misterio y frío, casi como todos los demás/lo bueno que tenemos dentro es un brillante, es una luz que no dejar‚ escapar jamás. Y él, el ángel de la soledad, protege, lava y cura este mal el no me abandonara. Creo que aun tal vez piensas en mi creo poder captarlo/entonces sentí la cima del amor y si me caí no importa porque todo todo todo todo esto es de los dos. Gota que cae sobre el cielo, no besa el suelo, lluvia que cae del cielo, y yo la bebo/ todo resulto un juego, que quita el miedo/ y yo que andaba ciego cayo el cielo y no beso el suelo. Todo lo que hicimos la mentira y la verdad todo lo que hicimos sigue vivo en un lugar. Hay un acuerdo de brujas en Gibraltar que “todo amor perpetuo deberás matar”. Hay recuerdos que no voy a borrar, personas que no voy a olvidar, silencios que prefiero callar prefiero que sigamos mi amor presos de este sol. Dejar, amar, llorar el tiempo nos ayuda a olvidar/ el tiempo es un efecto fugaz/ hay secretos en el fondo del mar, personas que me quiero llevar, aromas que no quiero olvidar,silencios que prefiero callar, mientras vos jugas. Si un corazón triste pudo ver la luz, si hice más liviano el peso tu cruz.

El legado cultural de Fito Páez es innegable, su poesía siempre pronta a despertarnos aquello evidente o que habíamos olvidado. El amor como una armadura siempre válida ante la tragedia de los mundos personales o exteriores. Y su arte, duradero a través de las décadas, sus “joyas” de los ´80 y su arte como respuesta y válvula de escape ante la fatalidad innegable que cada vida tiene.
Para la posteridad quedarán datos, como que El Amor después del amor contiene las siguientes 14 canciones:
1. El Amor Después del Amor (5:10)
2. Dos Días en la Vida (3:32)
3. La Verónica (5:55)
4. Tráfico Por Katmandú (4:20)
5. Pétalo de Sal (2:43)
6. Sasha, Sissí y el Círculo de Baba (4:33)
7. Un Vestido y Un Amor (3:18)
8. Tumbas de la Gloria (4:33)
9. La Rueda Mágica (3:54)
10. Creo (4:43)
11. Detrás del Muro de los Lamentos (4:30)
12. Balada de Donna Helena (6:05)
13. Brillante Sobre el Mic (4:08)
14. A Rodar Mi Vida (4:44)
Que la placa vendió 750 mil copias y se convirtió en el disco más vendido de la historia del rock argentino. Que en 1993, los diarios Clarín y Página/12 lo catalogaron a Páez como «mejor solista» del año y que en el estadio Vélez Sarfield hizo un show a beneficio de UNICEF, entidad a la que el músico le donó 500 mil dólares.
Esos son los números fríos, las cifras para inflar egos o los reconocimientos de que algo estaba pasando con ese fenómeno.
Pero la historia no se agota en esas circunstancias, las canciones perduran, se defienden por sí mismas, son coreadas por las tribunas futboleras o llevadas como estandartes por adolescentes enamorados. Quedaron diseminadas para siempre en el inconsciente colectivo
Ya pasaron 20 años desde su lanzamiento. Ahora Fito Páez vuelve a presentarlo nuevamente y girar con él bajo el brazo: como un bebé recién nacido. Pero esta información es apenas un dato periodístico, una frutilla en la torta, sólo una parte de la crónica.